Las 3 preguntas filosóficas: un ejercicio de libre expresión

¿De dónde vengo?

De construir, como individuo, una personalidad, una definición de mí mismo que me otorga una identidad propia separada de la de los demás y del entorno. Vengo de identificarme plenamente con mis contenidos mentales: la consecuencia de las experiencias de mi pasado, como individuo y como humanidad.  Me siento impulsado “desde dentro” a defender mi parcela. Temo relacionarme con la diferencia y los diferentes, poner en riesgo mi construcción. Defiendo mi pequeña verdad estableciendo juegos de poder basados en la competitividad, el juicio, la dominación, la manipulación, etcétera. Necesito poseer y controlar en todo momento mis relaciones y mi entorno. Cuando más amenazada siento mi identidad aparente, más la defiendo. En la posesión y la pertenencia encuentro mi seguridad.

¿Quién soy?

Un ser único, completo y perfecto en sí mismo.  Soy vida sucediendo, una conciencia encarnada en permanente evolución. Puedo liberarme de la cárcel de lo establecido, de las cadenas que me atan a lo unánimemente aceptado por el conjunto de la sociedad. Puedo hacerlo poniendo en cuestión las creencias, ya sean heredadas o adquiridas, con las que me he ido identificando hasta el momento. Puedo recuperar la capacidad de observar de qué forma empleo las palabras cuando me comunico, qué persigo en realidad cuando me relaciono, qué o quién me da seguridad o qué o quién me conecta con mi ira, envidia, tristeza, etcétera y el por qué. Puedo, por supuesto, aprender de lo observado y acceder a un nuevo nivel de conciencia, con la condición sine qua non de liberar mi mente de juicios, comparaciones y expectativas previas.

¿A dónde voy?

A vivir la vida con la conciencia instalada en el eterno presente. A dejar de luchar, de controlar, de rumiar estrategias para asegurarme la ilusión de un futuro seguro. A dejar de competir, de exigir y de exigirme hasta llegar a rendirme completamente al Ser, a confiar en la trama inteligente que soy y que me sostiene. Voy a dejarme sentir, a recuperar el auténtico, singular y genuino valor de mí mismo para ponerlo al servicio de mi propia evolución y de la evolución de toda la humanidad. A abandonar la ilusoria seguridad de las representaciones mentales para abrirme por completo al excelso poder de movilización que tiene todo aquello que es imprevisible e incontrolable, como lo son los vínculos y las relaciones. Me impulsa la pasión por la experiencia del “encuentro”; tutearme con la diferencia y lo diferente. Me motiva conectar con la inteligencia que sugiere opciones para la conciliación de los aparentes opuestos y deslizarme por el fluir alegre y creativo que une los corazones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close